Por el Dr Jean Hofve

El hígado es uno de los órganos más importantes en el cuerpo. Es una parte crucial del sistema digestivo, además de desempeñar un papel en el sistema inmune. La mayoría de la sangre del tracto intestinal se dirige a través del hígado para la desintoxicación. El hígado puede funcionar eficazmente con solo el 20% de sus células funcionando, por lo que tiene una gran capacidad de reserva. Sin el hígado, el cuerpo está condenado en unos días. Pero la buena noticia es que, con el apoyo adecuado, el hígado puede regenerarse completamente después de una lesión o enfermedad. El hígado también es uno de los pocos órganos con grandes diferencias entre perros y gatos. El hígado del perro es muy similar al de los humanos y otros mamíferos. Sin embargo, el hígado de un gato contiene menos enzimas metabólicas y tiene una menor capacidad para eliminar las toxinas. El desarrollo de la enfermedad hepática también se debe a diferentes causas entre perros y gatos. En perros, la insuficiencia hepática suele deberse a problemas congénitos, lesiones traumáticas, infecciones u otras enfermedades. Por otro lado, los gatos pueden desarrollar una enfermedad hepática no solo por infección o trauma, sino también por tensiones aparentemente menores, como por ejemplo no comer lo suficiente por cualquier motivo.

Como mantener el hígado en buenas condiciones

Prevenir la enfermedad hepática es mucho más fácil que curarla. Una dieta de alta calidad, que incluya al menos algunos alimentos húmedos para perros y gatos, es el primer paso y el más básico. Además, hay suplementos nutricionales que pueden mejorar y fortalecer el hígado.

Los suplementos de apoyo con beneficios específicos para el hígado incluyen:

Probióticos para equilibrar el sistema digestivo
Antioxidantes para prevenir y reducir la inflamación
Y ácidos grasos omega-3, como los que se encuentran en el aceite de pescado que también tienen fuertes propiedades antiinflamatorias.

En http://www.ecomascota.com»podrás encontrar todos estos productos.
Además complementar la dieta de tu mascota con un trozo de ternera cocida o hígado de pollo una o dos veces a la semana no sólo le proporcionará felicidad sino también todos los ingredientes necesarios para mantener el hígado en buen estado.